jueves, 11 de junio de 2009

Convivencia en Portugal

Antes que nada hay que decir, que esta convivencia que hemos realizado con los portugueses, la acordamos después de muchas otras actividades posibles, y sitios que visitar, la escogimos como última opción para “ir a algún sitio”. Como muchos dirían…canto en los dientes fue lo que nos llevamos.
Es verdad, que a todos nos apetecía muchísimo más pasar esos 2 o 3 días en Salamanca o Lisboa como nos lo propuso nuestro profesor…y que por circunstancias no pudimos realizar.
Con el propósito de realizar una actividad fuera de la rutina de todos los días en el colegio, Miguel nos ofreció la posibilidad de contactar con una compañera de Portugal, y como último recurso, pasar un día de playa con sus alumnos.A muchos, seguía sin convencerles la idea, tampoco tendrían muchas ganas de realizar ningún viaje… Miguel para asegurar la asistencia de los que sí queríamos ir, nos pidió 10 euros, que serían perdidos si no asistiéramos a la excursión.

Conseguimos gente para poder llenar un minibús, y eso fue lo que nos costó el increíble día en Portugal que pasamos; 10€… (regalado). Como se trataba de una convivencia con alumnos que tenían otro idioma y otra cultura, debíamos llevarle un poquito de la nuestra, como por ejemplo; comidas típicas de España, que tuvimos que llevar cada uno de nosotros para luego compartirlas con los portugueses.

También llevamos un poco de nuestro cante flamenco que todos interpretamos casi a la perfección (no se nos podía pedir más), y también sorprendimos a los portugueses con una sevillana, que bailaron 4 de nuestras compañeras y cantamos el resto del grupo.Más bien preparados no podíamos ir… guitarras, panderetas, balones, comida… y por supuesto, un pequeño regalo que cada uno llevaba para el compañero portugués que se le había sido asignado, de ésta forma estábamos obligados a relacionarnos con ellos, y dejar atrás la vergüenza. Todo auguraba un día perfecto, y que dejaríamos buena huella…
Pues bien, llegó el día de la excursión y juraría que todos estaban muy nerviosos, que si la vergüenza…que si se van a reír de nosotros... ¡Lo típico!Ya en el minibús, empezamos a calentar motores, ya que como buenos españoles, o hacemos algo bien hecho, o mejor lo dejamos sin hacer… Y nos pusimos a ensayar nuestras canciones; “Manolito huevos fritos” y “Noche de bohemia”, ¡Increíble ambiente llevábamos!

Y para sorpresa de todos… llevábamos entre nosotros a una excelente cantante y no lo sabíamos… pues si, hablo de Rocío. Nos dejó a todos mudos cuando empezó a cantar en inglés la canción de “Zombie”, que por supuesto no dejamos que pasara desapercibida en Portugal, nos costó, pero la cantó.


Cada minuto que pasaba nos íbamos acercando más a estar fuera de España, algunos emocionados por ello, y otros más nerviosos que cuando salieron.

Después de una parada para el desayuno, seguimos nuestro camino y entre cante y cante, ya estábamos en Portugal.Sí, al primer alumno que conocimos antes de bajarnos del bus, fue al que me habían asignado a mí; Rafael… increíble persona.Nos bajamos del bus, y fuimos a su encuentro. Nos colocamos los españoles a un lado, y los portugueses a otro, como era de esperar, y nos fueron llamando por parejas, cada uno con la que tenia asignada.

Cuando llegó mi turno, tengo que reconocer que sí estaba muy nerviosa, no sabía muy bien qué hacer ni qué decirle… Nos dimos 2 besos y le entregué mi regalo, y los dos nos fuimos caminando para la playa… Sí, lo reconozco, esos 5 minutos se me hicieron muy largos…¡Casi no me entendía! Lo que sí sabia decir bien este muchacho, era: “Más despacio”.
Y con un poco de bastante trabajo, pude hacerle el cuestionario de preguntas que nos había dado Miguel. Esto fue lo que me contestó Rafael:
- Nombre y apellidos: Rafael (y por mucho que se lo repetía no era capaz de decirme su apellido) - Edad: 15 años. - Lugar donde vive: Faro. - Asignaturas que tiene en este curso: Español, Inglés, Portugués. - Estudios que hará después de secundaria: No sé, no sé. (no lo tenía decidido aún). - Aficiones y deportes que practica: Le gustaba mucho tocar la guitarra (de hecho se animó y nos cantó algo). Y también le gustaba jugar alfútbol. - Última película que ha visto: “A todo gas” - Serie de televisión favorita: No había manera de entenderlo. - Lugar más bonito que ha visitado: El lugar en el que vive, que suyo era. - Otros datos: En éste caso…¡poquitos! Sólo me dijo que no podía salir de Portugal…cosa que jamás entenderé, supongo que no sabía explicarse.

Y después de este interrogatorio, que bastante cortados íbamos, empecé a relacionarme con los demás portugueses, llegamos a la playa y allí hablamos con casi todos, por cierto, perdí de vista a mi alumno asignado… Después de pasar unos minutos en la playa, volvimos al pinar donde nos habíamos encontrado todos y nos dispusimos a comer, preparamos las mesas con todas sus comidas típicas y las nuestras… tengo que decir, que quedé enamorada del pastel de carne… ¡Ay madre!Comimos todo lo que quisimos y más. Después comenzaron nuestras actuaciones: empezamos cantando “Noche de bohemia”, seguimos con la sevillana de nuestras gitanas, que hasta con flores iban preparadas, y concluimos con la actuación de Rocío, que no se pudo igualar, todo hay que decirlo.

Después de ver donde habíamos dejado el listón, y después de haber “bailado” los portugueses su primer “baile” que la verdad, no creo que hubiesen ensayado mucho, se decidieron a hacer otro “baile” pero solo fue intento de baile, estoy segura de que cuando vuelvan a ir los españoles… tendrán un repertorio mucho mejor preparado.También hubo otra chica que se animó a hacerle la competencia a Rocío, cantando “Umbrella”, cantaba bien, pero tampoco pudo. Después de esto, los chicos empezaron a jugar a tirar de la cuerda… que por cierto, perdieron los españoles y alguno que otro salió volando…Para no ser menos, las chicas también lo hicimos, pero claro, nosotras sí ganamos, no se podía dudar…


Cuando ya hubimos acabado con esto y nos habíamos relacionado con unos y otros, recogimos todo lo que habíamos dejado por allí y volvimos a la playa. En este segundo encuentro con la playa de Monte Gordo, fue cuando más confianza y mejor ambiente había, los chicos se pusieron a jugar al fútbol, otros bañándonos, otros tomando el sol, otros perdidos por ahí…¡había de todo!


Y claro, como suele pasar, cuando mejor estamos es cuando nos tenemos que ir. Todo lo que habíamos estado preparando durante semanas y semanas, se había ido en apenas 7 horas, que pasaron como 5minutos, nos tuvimos que ir. Nos despedimos de todos los compañeros y nos fuimos de Monte Gordo, con nuestras 50000 fotos y un increíble día para el recuerdo. Y eso sí, con intenciones de volver. Para mí personalmente, fue un día muy muy bonito, estuve muy a gusto con todos, y la experiencia de relacionarte con gente que no conoces de nada, y que encima no hablan tu mismo idioma, es inolvidable, nos vinimos para España cargados de anécdotas, y porqué no, con nuevos amigos en Portugal.




No hay comentarios: